Laguna Llancanelo

En medio de un paisaje semi-desértico, este enorme oasis se ha transformado en albergue y refugio de la mayor cantidad de avifauna de Sudamérica, con más de 150 aves, 74 de ellas acuáticas entre migrantes y residentes, destacándose el flamenco común. Tamb

A 68 km de la ciudad de Malargüe.

Este humedal mide 650.000 ha. y se encuentra a 1.300 msnm. Su nombre significa "Chaquira o perla color verde azulada". Es punto de protección para el mantenimiento de la biodiversidad, por lo cual fue declarado Sitio RAMSAR en 1.995 por el organismo homónimo internacional gracias a su alto valor ecológico.

El ruido que produce la pisada de los lapillis confirman lo que los ojos ya han descubierto: el volcán Trapal, uno de los mejores miradores naturales de la laguna, ya que desde allí se puede observar toda su extensión. El volcán Coral, los tantos conos y volcanes que conforman el marco de este cuadro inigualable conviven con especies autóctonas. Los aleteos de cisnes, flamencos, gallaretas, garzas, por nombrar algunas, irrumpen el silencio del humedal. el sutil movimiento de un piche, el paso fugaz de un zorro o una liebre, un puesto o un piño de cabras, forman parte de las sensaciones a experimentar en este ambiente. Conduzca despacio y podrá ver choiques, águilas y varias especies de aves de rapiña.

La laguna Llancanelo se alimenta principalmente del rio Malargüe y de las aguas subterráneas. Es de agua salada pero no por tener conexión con el mar, sino por la salinidad del suelo. Alrededor de ésta se pueden observar pequeños arroyitos como el Cari-lauquen y el Carapacho. Además, la zona tiene bañados y ciénagas, es decir, áreas con suelos humedos y mucho barro.

En las cercanías de la laguna se encuentran los pozos de Carapacho y los de Cari-lauquen (laguna verde en mapuche), de agua dulce y sin corrientes. Cuentan con una excelente visibilidad, lo que permite realizar fotografias subacuáticas de la fauna existente.