Reserva Natural La Payunia

Cuando de sorprendernos se trata, en Malargüe la naturaleza no escatima detalles y nos regala la calma, la lejanía en ese paisaje extraño que es la reserva La Payunia.

A 200 km de la ciudad de Malargüe.

Su nombre viene del pehuenche "Payen" que se refiere al lugar donde hay mineral de cobre. Su gran territorio esta colmado de silenciosos volcanes que dejaron maravillosas geoformas. Por las particularidades de su relieve, es considerada como uno de los campos volcanicos mas vastos de America del Sur. Posee, en promedio, 10,6 volcanes cada 100 km cuadrados; los mas importantes son el Payun Matrú, cuyo diametro en la base es de unos 30 km y su altura es de 3750 msnm; y el Payun Liso de 3850 msnm. Con 800 conos volcanicos contados  -de los cuales no puede afirmarse que sean la totalidad- su diversidad vulcanológica convierte a la region en en un paraiso para expertos.

Su principal atractivo esta dado por las extensas planicies de lava negra, que provoca que la sensacion de estar visitando un planeta desconocido, un oscuro paisaje lunar. Bombas y lapillis dejan a mas de uno atonito es Pampas Negras, Las Bombas y Los Morados. Pero si de coladas se habla, la del volcan Santa Maria es, sin dudas, la mas ilustrativa. La Payunia contiene además los rastros del "rio" de lava mas grande del mundo, que se extiende por 181 kilometros, llegando a territorio pampeano.

Coladas de basalto de diferentes colores, imprimen sobre este paisaje una belleza escénica muy singular. La soledad de este lugar atrae a numerosas especies de la fauna autóctona, entre las cuales reslatala presencia de guanacos y choiques que cada tanto interceptan el camino, tambien hay puestos distantes, situados donde el agua resurge y permiteque el ser humano conviva con el ambiente.

Dentro de la flora de la Payunia se encuentran matorrales, colimamil, retamillo, algarrobos, paragüilla, jarillas, coiron y melosa. La fauna del lugar posee al menos 70 especies distintas y 37 son consideradas con alta probablilidad de avistamiento. Entre ellas, encontramos el cóndor, puma, choique, aguila mora, zorros y guanacos en cantidad. 

Si aún las ganas de conocer y explorar continuan intactas, descendiendo por un camino de ripio, desde el volcan Los Morados y atravesando parte de las Sierras de Palau-co, llegamos al valle medio del Rio Grande, alli nos encontramos con un lugar espectacular denominado La Pasarela, donde inigualables mantos lávicos fueron cortados por el río. Desde un angosto puente peatonal, se puede escuchar el rugir de sus aguas, en cañón de basalto de unos 26000 años; una bella formación de 2,5 km de largo y 8 m de ancho, con una profundidad de 12 m.

Caminos sinuosos de lava, crateres sin actividad, un paisaje que te hace sentir en marte y la soledad que nos demuestra que que no hace falta la presencia humana para que exista la belleza.

Esta reserva se crea en 1988 y en 2010 se declara "Area Natural Protegida", alcanzando una superficie de 660.000 ha. Tambien fue postulada ante la UNESCO para ser declarada "Patrimonio de la Humanidad".